miércoles, 14 de marzo de 2012

Hojas


A Nora Francucci

El viento se lleva las hojas
hechas cadáveres sin valor,
arrastrándolas en masa
hasta donde su furia le dicta,
dispersándolas
para abandonarlas después.
El mundo de los otros,
vigoroso, inflexible y noble,
 avanza con duro paso, 
sin detenerse jamás:
pero yo vacilo cada día, 
débil e impotente,
desencantado del camino, 
porque me acuerdo de ti,
de que no soy para tu corazón
más que una humilde parte
del mundo de los otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario