sábado, 7 de abril de 2012

Desoladora impotencia

A ella

Terrible es la soledad 
de la voz de un corazón
que nadie quiere escuchar, 
aborrecible, el destino 
de un espíritu ignorado, 
amargo y triste, el olvido
de unas palabras salidas 
de la boca del dolor; 
pero el hiriente fracaso 
y la torpeza irritante 
de mi mal vocabulario 
y mis versos sin valor 
cuando pretendo llegar 
a la huella de tu nombre 
y sólo encuentro en tus labios 
una helada indiferencia, 
yo te digo que no es triste, 
ni aborrecible ni amargo, 
sino la clara evidencia 
de que mi boca no puede 
seducirte ni alcanzarte, 
desoladora impotencia 
que no puedo perdonar... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario