lunes, 9 de abril de 2012

Encontrarme en ti


Encontrarme en ti mi destino era
como el de una ola alcanzar la playa
y, aunque nunca el mar bien amado haya,
en mi corazón va la mar entera.

En la vastedad imperecedera
de mi afán de ti, que nunca desmaya,
la esperanza va, desde mi atalaya,
dibujándote como una quimera.

El refugio azul de mi soledad
no te siente extraña y te busca, ansiosa;
te la cedo a ti, como una rosa

pues, hablando sólo con la verdad,
mi insaciable alma y tu inmensidad
desde siempre han sido una misma cosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario