sábado, 14 de abril de 2012

Esta dicha

A ella

Esta dicha que me invade ahora 
nunca ofrecerá su huella 
al más potente microscópio, 
nunca será por genios 
convertida en ecuación, 
nunca encontrará lugar 
en los nidos del poder 
ni en la reverencia del lacayo, 
nunca será 
en un límite encerrada, 
nunca morderá 
el freno de un domador, 
 libre cabalga en mi pecho, 
y escapa de los carceleros, 
buscándote, 
amada, 
dirigiéndose justo al lugar 
donde te siente. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario