lunes, 16 de abril de 2012

Expresándote

A la razón de mi esperanza y mi felicidad

Ninguna palabra nombra tu risa,
ni tu mirada noble,
ni tus labios de miel derramándose;
ninguna palabra se ha creado
para la ternura de tu pecho,
ni para tu voz de luna,
ni para tus delgadas manos;
ninguna palabra nombra tu pelo,
ni tu vestido blanco,
ni tu sonrisa fresca;
callado,
mi corazón te contempla;
no puedo nombrarte,
no eres palabra, amada,
pero cada beso que sueño
es un signo tuyo.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario