viernes, 27 de abril de 2012

Soy tuyo

A I. D.

Soy tuyo; 
a ti me doy, entero; 
soy de tus manos blancas, 
de tu palabra noble, 
de tu espíritu piadoso, 
de tu dulce mirada de niña; 
a ti me doy, amada, 
con la fe de las olas, 
con la constancia de un río, 
con la felicidad de los niños, 
con el valor de un soldado. 
Ángel, eres, de inocencia, 
en quien hallo 
la bondad de los pájaros 
y tu gracia y alegría 
en dicha transmutan 
mi costra de amargura; 
mi vida comienza, 
como el alma del mundo, 
cada vez que amanece 
pues de ti se nutre, dorada, 
la simiente de los días 
y las horas cabalgan 
sobre la espuma de tu nombre. 
Soy tuyo, 
sólo tuyo, 
porque toda tú eres bella 
y serás eternamente
un tierno brote 
sembrado en mi corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario