jueves, 10 de mayo de 2012

Eres bella

A Isabela Dávila

Eres tú tan bella, amada, 
como el trazado candente 
que hace una estrella fugaz  
en una noche serena; 
eres tú tan bella, amada, 
como una roja amapola 
del más intenso color 
adornada de rocío 
o como un atardecer 
del mes de mayo en mi tierra, 
de ocre y azul pintadas 
las leves y amorfas nubes;
eres tú tan bella, amada,  
como un albaricoquero 
de flores recién abiertas 
cuyas ramas se han vestido 
de mil corazones verdes 
o como la luz del alba, 
del rocío enamorada, 
que, con gran premura, anuncia 
al sublime amanecer; 
eres tú tan bella, amada, 
como las cosas más bellas, 
tan bella eres, amada, 
que eras tú lo que han deseado 
las entrañas de mi pecho 
desde que mis ojos vieron 
por primera vez la luz. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario