domingo, 27 de mayo de 2012

Gran amistad

A Isabela Dávila y Susana Escarabajal

La soledad que, del alma, 
se hace huésped pertinaz 
va matando el corazón 
con poder inexorable 
mientras gira y gira el mundo 
hasta los días finales 
donde ella es la fría daga 
que asesina la esperanza 
y al hombre desdichado trae 
la más triste de las muertes. 
Quien pueda hallar a un amigo 
con alma sencilla y dulce 
en algún rincón del mundo 
que toque su tierno pecho 
con el más intenso amor 
y, olvidando el egoísmo, 
sea su entera alegría, 
la felicidad del otro 
y sentirse siempre cerca 
de su noble corazón, 
quien pueda decir "te amo", 
con toda el alma decirlo 
pero sólo con el alma, 
quien pueda encontrar belleza 
en el amor de un amigo 
y, como a sí mismo, lo ame, 
cuando parta de este mundo, 
no morirá esa muerte; 
no morirá esa muerte 
pues el amor que le alienta 
es la luz que el mundo mueve, 
manantial de toda vida. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario