jueves, 17 de mayo de 2012

La Sabia Medida

Mi amor se volvió locura; 
perdió la sabia medida, 
la medida de tu peso 
y de tu rostro de niña, 
la medida de tus manos 
y de tu justa palabra.

Mi amor se volvió locura;
quise enredar tus cabellos
en mis palabras hirientes, 
de mi pecho manó sangre,
mi boca fue tu cadena
y mi deseo tu freno.

Mi amor se volvió locura;
perdió la sabia medida;
vio el abismo más oscuro
en el valle de tus manos
y un murmullo de abejorros
en tu garganta sagrada.

Mi amor se volvió locura
y partiste para siempre,
tierna paloma de abril,
dejándome sin tus labios,
los que, en su sabia medida,
eran el sol de mi pecho. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario