jueves, 7 de junio de 2012

Amistad sublime

A Isabela Dávila

Despertaré 
de este sueño que es la vida 
a una noche infinita, 
hecha de soledad y polvo. 
Las ilusiones 
del mundo 
se desvanecerán 
el último día 
mientras la luz se va de mis ojos. 
Un sueño, 
tal vez sólo uno, 
se llevará mi corazón 
hasta el dulce refugio 
del silencio final 
mientras declina el aliento: 
será tu recuerdo, 
amiga, 
recuerdo de miel e infancia, 
será 
la caricia 
de tu saludo al llegar 
y la dicha
de tu mirada puesta sobre mí...

No hay comentarios:

Publicar un comentario