viernes, 29 de junio de 2012

Balbuceos

A Isi Dávila 

Eres mi jardín de brisas, 
la luz que alumbra, serena, 
los valles de mi esperanza. 
Eres esa lluvia nueva 
que canta un abril eterno 
sobre mis ramas sedientas. 
Eres el sol que retiene 
en sus entrañas maternas 
el campo lleno de espigas 
que tú sembraste en mis venas. 
Eres la alegre mañana, 
la tarde de primavera 
y la noche de ilusión 
que a mi corazón alientan. 
Cuando te quiero explicar, 
me balbucea la lengua; 
no sé, Isabela, qué eres, 
no me asiste tanta ciencia...

No hay comentarios:

Publicar un comentario