sábado, 23 de junio de 2012

Exaltación

A esa dueña de mi corazón... 

Mi diosa de belleza, 
¿dónde 
en la Tierra o en el Cielo, 
en qué lugar 
de este vasto Universo, 
hay un amor tan grande 
como el que tú me inspiras? 
Mi pacífica paloma, 
¿qué puedo hacer yo 
si me faltas? 
Mi tesoro del alma, 
¿cuántas horas tardaría 
en hacer inventario 
de cuanto has traído a mi vida? 
Mi más amada prenda, 
¿qué me dirá mi corazón, 
que es como un bebé 
que aún balbucea, 
cuando me habla de ti? 
Niña mía, 
yo te amo 
con la fuerza de un vendaval 
que desarma el mundo. 
Mi alegre hada, 
vivo sólo 
para hacerte aún más feliz. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario