miércoles, 20 de junio de 2012

Mi corazón no es amado

A Isabela Dávila

El dolor que siento 
en la agonía 
de mi desdichada alma 
no tiene remedio 
ni encuentra un alivio; 
mi corazón no es amado, 
mi corazón no es amado. 
Mi corazón está solo, 
y en el barro caído, 
pues no despierta la fe 
de quien es mi sustento
mi corazón no es amado, 
mi corazón no es amado. 
Es como mi destino amargo 
sin la esperanza, vivir, de su nombre, 
cuando en ella está embargado
mi aliento todo; 
mi corazón no es amado, 
mi corazón no es amado. 
Sólo por ella existo, 
su latido es mi manantial 
y, aunque la amo con furia, 
no puedo llegar a su alma; 
mi corazón no es amado, 
mi corazón no es amado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario