viernes, 8 de junio de 2012

Niña es tu alma

A Isabela Dávila

Tan niña es tu alma, 
mi reina de corazones, 
que te columpias 
en la rama de mis pensamientos, 
pendiendo de pájaros de ilusión. 
La noche de mi memoria 
es murmullo de tu nombre; 
te estoy buscando 
en el libro de la vida 
entre cascabeles 
y pétalos amarillos. 
Tan niña es tu alma, 
mi ángel de gracia, 
que tus ojos grandes 
aún brillan muy negros 
soñando con amapolas. 
Tu corazón tan tierno 
me mira como un arroyo; 
sus ojos son 
caracolas entre la hierba. 
Tan niña es tu alma, 
mi amiga sublime, 
que yo la amo 
desde la soledad de un mar 
remansado y eterno, 
que se me ha metido en el pecho.  
Hay una estrella 
enredada entre tu pelo, 
mi niña noble y eterna, 
yo te la cojo en mis sueños, 
tan niña como la veo, 
y siempre la dejo 
entre las espigas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario