viernes, 22 de junio de 2012

Oda a Mónica

A Mónica Benítez Tarrés 

Un cuchillo de hielo 
entró en tu corazón 
cuando aún tenías, 
tierna niña, 
muchos juegos por jugar. 
En tus bellos ojos, 
palomas azules, 
aún asoma 
una cálida resignación, 
tristeza de diez años; 
aún la cicatriz del horror 
hermosea tu mirada 
y purifica tu alma. 
En el albor de tu vida, 
la inocencia llamó a un ángel 
a tu pecho de mariposas 
 y tu bondad aún lo retiene 
con sus dedos de miel. 
Eres niña 
y en tu mirada brilla, 
como en un cielo de abril, 
el infinito manantial 
de ternura y belleza 
que esconde tu alma. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario