sábado, 9 de junio de 2012

Oda a Susana

A Susana Escarabajal

Nunca está tan bello, 
Susana, 
el firmamento 
en noche estrellada y cálida 
como tu rostro de niña 
cuando sonríes, feliz, 
con el corazón generoso 
asomando en tus ojos. 

Tu mirada dulce, 
Susana, 
es tu mejor recompensa 
al afecto de tus amigos, 
que, en ti, aman 
la bondad infinita de tu alma de ángel 
y la verdad desnuda e inocente 
de tus palabras. 

Y este afecto que en ti encuentro, 
Susana, 
es el puerto que ansiaba mi pecho 
cuando, con amargura, lloraba 
su soledad de siglos, 
hecha la triste muerte 
la celosa compañera 
que oscurecía sus días. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario