miércoles, 6 de junio de 2012

Por eso...

A Gloria Zúñiga

De ti, me separan abismos, 
montañas, ríos, mares,
erizadas murallas... 
Niña, 
el infinito me separa de ti. 
Nuestras bocas 
jamás hallarán el camino del encuentro; 
mis brazos 
jamás te atraerán hacia mí; 
nuestros destinos 
estarán separados por siempre 
pues es rigurosa 
la ley grabada en nuestras almas 
que te mantiene alejada. 
Jamás me tendrás en tu corazón, niña... 
por eso, 
(¡ah, qué detestable es mi naturaleza!), 
muero porque me ames. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario