lunes, 16 de julio de 2012

Ha llovido a mi puerta

A Bea Magaña

Hoy ha llovido a mi puerta... 
sólo unas gotas, 
lágrimas tristes de un cielo sin sol. 
Hoy la amargura me roza 
con sus cabellos de seda 
y mi corazón murmura, 
sin conocer la esperanza, 
unas oraciones rotas 
para un dios de papel. 
Pájaro soy de atardecer 
batiendo solo sus alas, 
sin finalidad navego 
sobre un río de sombras 
y, en mi pecho, vive 
la tristeza ardiente 
de quien no es de nadie, 
de quien anda solo, 
de un corazón cuyo nombre 
ninguna boca pronuncia 
y sepultará el olvido 
con un rigor de verdugo. 
Hoy ha llovido a mi puerta...  
el viento gemía 
como la garganta de un loco. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario