jueves, 5 de julio de 2012

Luz de la mañana


A Isi Dávila 

Tu boquita chica, 
tus ojos redondos y grandes, 
tu pelo negro como la noche, 
tu mirada dulce y apacible, 
como el vaivén del mar, 
tu alma de niña alegre, 
tus manos de violetas, 
tu maleta viajera y sin raíces 
tu corazón bondadoso, 
tu lengua llena de acentos, 
tu hermosa frente, 
que piensa un mundo justo, 
tu mundo, 
el mundo de los pobres, 
de los sencillos de corazón, 
de los que desean justicia, 
tu pecho de mariposas, 
que me ofreces con sencillez, 
tu vestido blanco, 
tu felicidad, 
que juega con el aire, 
tu libertad, 
tan grande, tan ancha, tan altiva... 
Isabela, 
mi niña de espigas,
eres como la luz de la mañana 
que trae una alegre esperanza. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario