jueves, 12 de julio de 2012

Malos poetas

A Isi Dávila

No quiero los versos 
de ningún poeta 
que menosprecie el amor. 
Su fría vesania despliegue 
ante oídos más templados, 
su resfriado talento trabaje 
para almas menos indignadas 
contra su pecho sin sangre. 
No quiero sus versos, 
ni quiero oír su nombre; 
no quiero 
que el murmullo de sus palabras, 
cínico y abusivo, 
lo escuchen los árboles de mi camino, 
ni los pájaros de mi ventana; 
no quiero 
sus renglones sin esperanza, 
sus ojos sin luz, 
su tumba para el corazón; 
no quiero ver su sonrisa
ni sostener su mirada 
ni quiero que me corrompa 
su voz con aliento de reptil.
No quiero los versos 
de ningún poeta 
que menosprecie el amor 
pues tu alma buena, 
mi venerada amiga, 
los merecería todos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario