viernes, 20 de julio de 2012

Qué quieres por un beso

A Isabela Dávila

¿Qué haría yo, mi Isabela, 
por un besito de usted? 
Sé que no darías gratis 
tus besos para mi boca 
pues tu corazón no me ama, 
y así se empeña en seguir. 
Mire usted que no es negocio 
pagar mucho por un beso, 
porque otras me lo darían 
a precio de liquidar 
o haciendo tarifa plana... 
¡Ay, Isabela, no sé 
qué haría yo por probar, 
tus bellos labios de miel! 
Yo te pregunto y, si acierto 
con lo que quieres ganar 
a cambio de un solo beso, 
me dices: "Choca esos cinco", 
o "Rafael, trato hecho". 
¿Quisieras que por un beso 
te diera la luna entera 
y, de las noches, hiciera 
una eterna luna nueva? 
¿Quisieras que te encontrara, 
los palacios de cristal 
y los tesoros inmensos 
que se esconden bajo el mar 
y, si me queda resuello, 
sardinas para cenar? 
¿Quisieras que en tu bandeja 
del desayuno pusiera 
carne del dragón malvado 
que mis brazos abatieran 
y, si poco hecha estuviera, 
aunque bronceado quedara, 
la friera en el infierno? 
¿Quisieras, mi palomita, 
que con mi flauta encantada 
llevara miles de ratas 
hasta una cueva en la tierra 
y, tapando el agujero, 
nos quedáramos al fin 
sin recortes roedores? 
¿O quisieras que en la India 
te buscara el unicornio 
para tenerlo en tu casa 
hasta que harta quedaras 
de sus rebuznos mostrencos? 
¿Quisieras, mi bella niña, 
que un diccionario escribiera 
de páginas infinitas 
solo para las palabras 
que mi amor me hace decir 
y otro diccionario inmenso 
con las páginas en blanco 
por las veces que mi amor 
me deja mudo y sin habla? 
Mas, si no me das un beso, 
por ninguna hazaña de estas, 
¿me lo darías, siquiera 
en la mejilla rapada, 
por regalarte una rosa 
entregada con el alma 
y, mientras rozas mis dedos 
con tu mano perfumada 
para tomarme la rosa, 
me darías tu sonrisa, 
tierno brote de tus labios 
y de tu mirada dulce 
para que sueñe esa noche 
que estoy en el Paraíso? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario