viernes, 31 de agosto de 2012

Tu abrazo

A Isabela Dávila

Tu abrazo es miel de azahar 
con brisas de la montaña, 
abrir de flores del campo, 
sencillísimas y blancas, 
amanecer en un día, 
de apacible y dulce calma. 

Tu abrazo es regreso ansiado 
a los soles de mi infancia, 
ascender por un otero 
o atrapar una cigarra 
cuando toda mi ilusión 
la llevaba en mis sandalias. 

Tu abrazo es roce de rosas, 
la hierba bajo mi cara, 
el contacto de la nieve, 
rocío de madrugada, 
arroyuelo cristalino, 
caricia de manos blancas. 

Yo muero y vivo en tu abrazo, 
cuya ternura me abrasa 
con quemaduras que placen, 
tu abrazo ahonda mi llaga, 
y, en el tormento, me gozo; 
mi sed de ti no se acaba. 

Mi amor no es un yugo

A Isi

Mi amor no es un yugo; 
mi amor es solo caricia 
solo a ti destinada. 
Mi amor no te exige nada; 
encuentra el mayor gozo 
en saber que existes. 
Mi amor, amiga, 
no es una miserable prisión, 
muerte de la esperanza, 
contrato frío que el tiempo 
con cruel mano firma 
como cerrando una puerta. 
No quiero llevar tinieblas, 
dolor y angustia 
a tu hermoso corazón, 
no quiero destruir tu vida, 
bajo el falso nombre de amante. 
Siempre seré 
el amigo que a tu lado camina 
cuyo corazón se inflama 
cuando, con tus dedos, 
deseas rozar su mano. 

miércoles, 29 de agosto de 2012

Mi corazón sabe

A Isi

No saben mis palabras, 
amiga, 
subir hasta la cumbre 
de mi sentimiento; 
solo mi corazón sabe 
hasta qué punto te amo. 
Ningún anillo rodea 
tu blanco dedo, 
ninguna promesa 
te ata a mí, 
tus palabras 
son solo de amiga 
(compañera de soledades, 
amante de mis letras, 
consuelo de mis pesares), 
tu dulce boca 
no me has dado... 
pero eres parte de mí, 
te tengo, eres mía, 
dondequiera que estés, me perteneces, 
para siempre seré tu amante dueño 
porque estás entera, 
toda tú, 
con cuanta belleza albergas, 
encerrada en mi ardiente pecho. 

domingo, 26 de agosto de 2012

El gozo

A Isi

No soy hombre de mundo, 
no sé de placeres sutiles, 
ni me tienta el desenfreno, 
puedo prescindir de vicios, 
no se han hecho para mí 
mas hay un solo gozo 
al que no puedo renunciar, 
tan inmenso y fuerte 
como la droga más dura, 
que, si alguna vez perdiera, 
perdería la vida: 
es el gozo, amiga, 
del camino infinito 
que hasta ti me lleva. 

viernes, 24 de agosto de 2012

Dame tu dulzura

A Isi Dávila

Dame tu dulzura, amada, 
dámela toda, amor mío; 
quiero tu dulzura plena 
para guardarla muy hondo, 
entre los pliegues avaros 
de mis febriles entrañas. 
Dame tu dulzura, amada, 
en mis adentros ardientes, 
quiero toda acumularla, 
y, para que no se vaya, 
sellar la boca del alma. 

Prisionera


A Isi

No puedo arrancarte,
no quiero arrancarte
las alas de tu corazón...
sin embargo,
sueño que mi amor
te hace mi prisionera.

miércoles, 22 de agosto de 2012

Te quiero libre

A Isabela

La más bella de las rosas 
no debe ser cortada. 
No, niña mía, 
aunque caminemos juntos algún día, 
no serás mi prisionera, 
ni mi sirvienta, 
ni mi sombra, 
ni mi juguete, 
y yo no seré tu juez, 
ni tu patrón, 
ni tu cadena, 
ni tu flagelo; 
Te amo sobre todas las cosas 
y sólo anhelo de ti 
el dulce y suave roce de tu alma. 
Mis manos buscan las tuyas 
como si fueran espejos 
y mi boca añora tus besos 
con el ansia con que respiro. 
No, niña mía, 
no quiero ser tu propietario, 
te quiero libre 
pues sé 
que los hombres solo somos 
quimeras errantes. 

domingo, 19 de agosto de 2012

El vestiglo

Yace ante mí 
la infelicidad que en mi vida hallara, 
encantado vestiglo 
de negro corazón. 
En desigual batalla ha caído 
por mis brazos vencido 
pero, aunque sus estertores, 
roncos y temibles, 
que escupen fuego y veneno, 
sobre la tierra que muerde, 
puedo escuchar con horror, 
los recelos no me abandonan, 
la amargura aun se agarra 
a mi frágil corazón, 
pues ¿quién sabe, 
después de tanto sufrimiento,  
si más y mayores desgracias 
acudiendo en su ayuda 
no reanimarán su cuerpo 
y alzarán su imperio de nuevo 
en los predios que le he ganado?  
¡Ah, Isabela, te imploro,
mi valerosa heroína, 
que, pues exhausto me hallo, 
tomes mi espada 
y, con el sangriento acero, 
su pecho escamoso hiendas! 
Remátalo 
para que no quepa duda 
de que ha muerto para siempre 
y, después, dame un abrazo, 
besa mi boca ansiosa 
y quítame esta armadura 
que me ha salvado la vida 
pero ha dormido mi corazón. 

viernes, 17 de agosto de 2012

Tu casamiento

A Isi Dávila

Niña, no quiero 
que tengas mal casamiento; 
te aconsejo 
hombre noble, 
alegre y divertido, 
de mucha fuerza 
pero mucha ternura, 
generoso 
pero no aficionado al exceso, 
que ame todo cuanto eres 
pero que te deje libre, 
como si fueras 
un pájaro sin alas;
te aconsejo 
que no sea un hombre práctico 
y crea en las cosas invisibles; 
que viva solo por ti, 
solo por ti respire, 
solo por ti luche cada día; 
que su mayor meta sea 
el Bien de la humanidad, 
trabaje por cambiar el mundo, 
como todo hombre que se respete 
y no traicione nunca 
a su propio corazón 
por las trivialidades de su cabeza; 
que su inteligencia no sea menor 
que su orgullo 
ni mayor que su bondad 
y que sea calvo, 
le falten algunos dientes 
y tenga un poquito de panza... 
Sí, Isabela, 
un hombre así te aconsejo 
porque así es como soy yo. 

miércoles, 15 de agosto de 2012

Tu ausencia

A Isabela Dávila

El tiempo tiene estos días  
 el sabor, dulce y amargo, 
de tu ausencia; 
cada hora sin ti 
crece el goce de lo que espero 
pero, cuando muere el día, 
mi pecho, 
ansioso de tu presencia, 
siente el doloroso golpe 
de la incertidumbre. 
Quiero que regreses 
y traigas tu luz 
a mi sedienta alma; 
quiero escuchar, cuando llegues, 
tu saludo sencillo,
signo, reservado a tus labios, 
de que vivo y soy real; 
quiero que oigas 
mi humilde te quiero
para que no me muera por dentro 
apuñalado el pecho 
por el triste silencio; 
quiero sentirte a mi lado, 
tan cerca, tan cerca 
que no seamos más que uno. 
El tiempo tiene estos días 
el sabor, dulce y amargo, 
de tu ausencia; 
la inquietud y la tristeza 
perturban mi ánimo 
pero mi amor 
no deja de fortalecerse. 

domingo, 12 de agosto de 2012

Eres bella

A Isabela Dávila

A todos aquellos 
amantes de dogmas 
que cifran la belleza 
en reglas para la apariencia, 
yugo cruel 
de obtusos legisladores, 
solo les digo 
que tú eres tan bella 
porque eres sencilla, 
franca y libre.

viernes, 10 de agosto de 2012

Eternidad

Vivimos vidas llenas de dolor, 
como pájaros de alas rotas; 
añoramos la luz del placer; 
sentimos una sed 
de felicidad y gozo 
que nunca se sacia 
más que en la resignación 
del último de nuestros días; 
no hay término 
para el errar de nuestro deseo. 
Sin embargo, 
cuando el alma siente 
el amor grande, 
el que no le deja dudar, 
el que le hace exclamar 
"¡solo aquí!", 
aunque nuestro sufrimiento 
no nos abandone nunca, 
nuestros inciertos pasos 
habrán encontrado 
el fin del camino, 
el corazón será una flor 
y su amargura, 
eternidad. 

miércoles, 8 de agosto de 2012

Ámame

A Isabela Dávila

Ámame, mi niña buena, 
ámame 
y mi ser entero 
se entregará al empeño 
de darte la felicidad. 

domingo, 5 de agosto de 2012

Vivo para quererte

A Isi Dávila 

A los humildes ojos del hombre, 
empañados por el vaho 
de su cruel demiurgo, 
se les ocultan 
los opacos fondos  
del océano de su alma 
tanto como los más lejanos 
confines del universo. 
El hombre es criatura ignorante 
y sus errores y torpezas 
desmoronan sus empresas 
y arrasan 
lo que su pertinacia levantara. 
Pero, cuando un corazón se llena 
con la caricia y la belleza de otro, 
cuando una dulce, extraña presencia, 
habita un pecho, 
dueño de la libertad de los pájaros, 
y los ojos al fin se abren 
ante la poderosa luz del ser amado, 
cuando un hombre 
ha podido ver el rostro, 
el refulgente rostro del ángel del amor, 
las brumas de la confusión se desvanecen, 
el alma no duda más, 
contempla la más honda verdad de su existencia, 
como en el espejo más claro, 
y ya no puede renunciar a lo que ve 
porque es aquello a lo que aspira 
desde que brotó en ella la vida. 
Esa forma de saber, Isabela, 
está en mi corazón ahora, 
y, aunque las dudas de mi espíritu 
llenan de bruma todo lo demás, 
la verdad de mi amor 
se ha abierto a la luz 
como una hermosa flor 
que anhela ver el sol 
y ya no vivo más que para quererte. 

viernes, 3 de agosto de 2012

Cuando la amargura susurra

A Bea Magaña

Cuando la amargura susurra sus brumas 
a mi desdichado corazón, 
¿qué puede liberarme de la desesperación? 
¿Qué me vale, entonces, 
todo el consuelo del mundo, 
lecciones de filosofía, 
consejos de los amigos, 
razones para la resignación...?
¿Qué me vale, entonces, 
todo el consuelo del mundo 
si, en la infinita melancolía 
que embarga a mi espíritu, 
reina un sol negro, asesino de mi luz? 
Cuando a mi alma emboscan 
las tristezas, 
como guerrilleros de la impotencia, 
¿qué puedo hacer yo? 
¿Cómo escapar del dolor 
de su frío puñal? 
¿Cómo ver la luz, entonces, 
si ese dolor ha nacido 
del aliento mismo de la vida?