miércoles, 15 de agosto de 2012

Tu ausencia

A Isabela Dávila

El tiempo tiene estos días  
 el sabor, dulce y amargo, 
de tu ausencia; 
cada hora sin ti 
crece el goce de lo que espero 
pero, cuando muere el día, 
mi pecho, 
ansioso de tu presencia, 
siente el doloroso golpe 
de la incertidumbre. 
Quiero que regreses 
y traigas tu luz 
a mi sedienta alma; 
quiero escuchar, cuando llegues, 
tu saludo sencillo,
signo, reservado a tus labios, 
de que vivo y soy real; 
quiero que oigas 
mi humilde te quiero
para que no me muera por dentro 
apuñalado el pecho 
por el triste silencio; 
quiero sentirte a mi lado, 
tan cerca, tan cerca 
que no seamos más que uno. 
El tiempo tiene estos días 
el sabor, dulce y amargo, 
de tu ausencia; 
la inquietud y la tristeza 
perturban mi ánimo 
pero mi amor 
no deja de fortalecerse. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario