viernes, 17 de agosto de 2012

Tu casamiento

A Isi Dávila

Niña, no quiero 
que tengas mal casamiento; 
te aconsejo 
hombre noble, 
alegre y divertido, 
de mucha fuerza 
pero mucha ternura, 
generoso 
pero no aficionado al exceso, 
que ame todo cuanto eres 
pero que te deje libre, 
como si fueras 
un pájaro sin alas;
te aconsejo 
que no sea un hombre práctico 
y crea en las cosas invisibles; 
que viva solo por ti, 
solo por ti respire, 
solo por ti luche cada día; 
que su mayor meta sea 
el Bien de la humanidad, 
trabaje por cambiar el mundo, 
como todo hombre que se respete 
y no traicione nunca 
a su propio corazón 
por las trivialidades de su cabeza; 
que su inteligencia no sea menor 
que su orgullo 
ni mayor que su bondad 
y que sea calvo, 
le falten algunos dientes 
y tenga un poquito de panza... 
Sí, Isabela, 
un hombre así te aconsejo 
porque así es como soy yo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario