viernes, 7 de septiembre de 2012

Amor Sin Fronteras

A Isi Dávila

En muchas o ene ges
trabaja mi Isi querida,
pues me Obliga a No Gozar
de que ella sea al fin mía,
Ofrece Nulas Ganancias
por mis penas, tan sentidas,
me Ordena Nunca Guiarme
por la fe que me ilumina
pese a que yo no obedezco
y ansío que me ame un día,
me Ocasiona Numerosas
Guerras de especie intestina
y contra mí me revuelve,
que hasta me apuñalaría
por ser un hombre tan feo
que siempre la deja fría.
Ofusca y Nubla de Gusto
mi pensamiento y mi vista
cuando su rostro contemplo,
el de la más dulce niña,
y también Oprime el Nudo
de mi Garganta, que ansía
sus dulces labios de miel
por los que todo daría.
Yo trabajo en una sola
y, aún así, ya me fatiga,
Oír sus Noes Grandiosos
cuando mi pecho suplica.
¡Isi de mis entretelas,
ay, ten piedad de mi vida!
Tú das mucho a los pobres
mas todo a mí me lo quitas,
tus manos blancas, tus labios...
o ene ges que yo querría. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario