lunes, 1 de octubre de 2012

Eres mi plenitud


Eres mi plenitud;
tu alma acepta mi esencia toda
y la acoge con sencillez; 
tu corazón es niño, Isabela, 
y está lleno de fortaleza y verdad; 
por eso lo amo. 
Somos tan libres el uno para el otro 
como la brisa del mar, 
no queremos pertenecernos, 
como pertenece un abrigo elegante 
a un banquero exitoso, 
solo queremos que se rocen 
nuestras miradas infantiles 
en el delicado juego del afecto, 
lo demás es solo 
para los que comercian con almas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario